Rediseñando la gestión del talento

Hoy en día las organizaciones se enfrentan a múltiples desafíos y retos dentro de los que encontramos lograr mayor efectividad, eficiencia y generar una mayor rentabilidad. También nos enfrentamos a un entorno cambiante, donde las competencias y la competencia definen las organizaciones, donde es necesario además estar atento a las demandas del cliente cada vez más exigente  y al constante reto de mantener una lógica congruente entre las dimensiones de la organización, como la estrategia, la cultura,  los procesos y lo anteriormente mencionado.

Lograr mantener las organizaciones estables y con expectativas de crecimiento en la actualidad no es tarea fácil. Más aun si los propios individuos, buscan la satisfacción personal por medio del trabajo, intentando actualizar sus propios conocimientos y habilidades para conseguir sus metas.

Es claro entonces que las personas están en constante cambio y por lo tanto las organizaciones también al modificar sus objetivos, al crear nuevos departamentos al contratar personal o al variar sus productos o servicios. Las personas también cambian y se desarrollan, adquieren nuevos conocimientos, cambian su comportamiento sencillamente desarrollan nuevas motivaciones y se hace necesario que las empresas redimensionen su gestión del talento para adaptarse al momento y mejorar su capacidad de retención del talento y gestionar de mejor manera la experiencia de sus empleados.

Enfoque en la experiencia del empleado

La revista Forbes en su artículo Employee engagement Vs. Employee Experience nos dice: “El desafío de la experiencia de empleado es inmenso. Según lo reportado por Deloitte, la investigación de Tendencias de Capital Humano Global de este año muestra que el ambiente de trabajo se ha vuelto cada vez más complejo y la capacidad de las organizaciones para abordar estas cuestiones de compromiso y cultura ha disminuido un 14% desde el año pasado”.

Las empresas deben entender que la experiencia del empleado está conectada a la experiencia del cliente. Anthony Grasso, director general de la consultora global de diseño e innovación Continuum, cree que en un mercado de trabajo altamente competitivo, los empleados son tan importantes como los clientes. “Cuando trabajamos con clientes para mejorar las experiencias de los clientes o crear productos y servicios innovadores”, señaló en un artículo para WorkDesign Magazine, “ahora centramos la misma atención en los empleados de nuestros clientes. Les preguntamos, ¿por qué trabajan aquí? ¿Qué te apasiona? En resumen, aprendemos lo que los motivará intrínsecamente a participar en el trabajo a mano”.

Grasso entiende que el compromiso de los empleados viene de entender lo que valoran los empleados, que en estos días suele ser un equilibrio entre el dinero y un trabajo que los empleados aman, lleno de trabajo que encuentran significativo. Los millennials también esperan que las herramientas digitales para optimizar su experiencia de trabajo les permitan  ser tan productivos y conectados como sea posible.

La experiencia del empleado puede ser amplia en su alcance, pero comienza por optimizar cada punto de contacto tiene un empleado con la empresa misma, para crear una experiencia integrada que se sienta holística a lo largo de cada etapa. Mejorar el paisaje para los empleados viene de tratarlos como lo haría con sus clientes, así que considere la atención que pone en la experiencia del cliente para replicar ese esfuerzo puertas adentro, porque la ventaja competitiva de las organizaciones hoy para la gestión del talento se centra en la propuesta de valor del empleador. Es el momento de revisar ¿Qué está haciendo por su gente?

Autor: Meyckle Pacheco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *