El poder de la estrategia digital

La capacidad de reimaginar digitalmente un  negocio está determinada en gran parte por una clara estrategia digital apoyada por líderes que fomentan una cultura capaz de cambiar e inventar lo nuevo. Si bien esta idea son consistentes con las evoluciones tecnológicas actuales (redes sociales, móvil, analítica y cloud) lo que es único en la transformación digital es que tomar riesgos se está convirtiendo en una norma cultural a medida que las compañías más avanzadas digitalmente buscan nuevos niveles de ventaja competitiva.

Destacando que ahora los empleados de todos los grupos de edad desean trabajar para empresas que están profundamente comprometidas con el progreso digital. Los líderes de las empresas deben tener esto en cuenta a fin de atraer y retener el mejor talento.

La estrategia digital impulsa la madurez digital

Para las pymes adentrarse a lo que llamamos madurez digital -una organización donde el digital ha transformado los procesos, el compromiso de talento y los modelos de negocio- Deben entender que el poder de una estrategia de transformación digital radica en su alcance y objetivos. Las organizaciones menos maduras tienden a centrarse en tecnologías individuales y sus  estrategias  son decididamente operacionales. Las estrategias digitales en las organizaciones más maduras se desarrollan con un ojo en la transformación del negocio.

Las organizaciones digitales crean habilidades para realizar la estrategia.

Las organizaciones  en transformación digital tienen que orientarse a proporcionar a sus empleados las habilidades necesarias para desarrollarse en el espectro digital combinando habilidades técnicas y soft. La capacidad de conceptualizar cómo las tecnologías digitales pueden impactar el negocio es una habilidad  prioritaria para las empresas en las primeras etapas de transformación digital y estas otras:

  • Tomar riesgos se convierte en una norma cultural.
    Las organizaciones que buscan madurar digitalmente necesitan sentirse  cómodas tomando riesgos para hacer que sus organizaciones sean menos adversas a estos, los líderes empresariales tienen que aceptar el fracaso como requisito previo para el éxito. También deben abordar la probabilidad de que los empleados sean tan adversos al riesgo como sus gerentes y necesitarán apoyo para volverse más audaces.
  • La agenda digital debe ser liderada desde arriba.
    Erigir el camino de forma dual, (por jeraquía y redarquía)  es esencial para que los empleados asuman con confianza la fluidez digital de sus líderes. La fluidez digital, no exige el dominio de las tecnologías, pero si requiere la capacidad de articular el valor de las tecnologías digitales en el futuro de la organización.

e indudablemente es un campo para la ventaja competitiva pus Los empleados quieren trabajar para  líderes digitales: gran parte de la fuerza laboral de 22 a 55 años se inclina a trabajar para organizaciones habilitadas digitalmente.

El reto de las empresas “concienciar que los empleados estarán atentos a las mejores oportunidades digitales”, y tendrán que subir continuamente su juego digital para retener y atraer el  mejor talento.

Autor: Meyckle Pacheco

@meyckle

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *