Coworking, más que una “oficina” compartida

La palabra “coworking”, como se conoce hoy en día se origina de un concepto presentado por Brad Neuberg en 2005. Neuberg le dio el nombre en un momento en el que la tecnología estaba facilitando reuniones de manera nueva y sin precedentes. Este representa un concepto que es a la vez muy específico, pero que ha sido deliberadamente diseñado para no ser definido por una sola persona. Mientras que esto ha permitido que el coworking  prospere de muchas formas, también ha permitido que su significado llegue a ser ambiguo.

En un estudio de Harvard Business Review, realizaron  una encuesta  a cientos de trabajadores en docenas de espacios de coworking alrededor de los EE.UU. revelando 4 grandes conclusiones:

En primer lugar, a diferencia de una oficina tradicional, los espacios de coworking consisten en miembros que trabajan para una gama de diferentes empresas y proyectos. Debido a la poca competencia directa o política interna, no sienten que tienen que poner a una persona de trabajo para encajar, sino que disfrutan estar en medio de personas que realizan diferentes tipos de trabajos. Esto permite que puedan hacer su identidad de trabajo más fuerte, ya que las interacciones con otros les permite describir constantemente lo que hacen y lo que pueden  hacer volviéndolos  más interesantes y distintivos.

En segundo lugar, el significado también puede venir de trabajar en una cultura en la que es norma ayudarse mutuamente, y en la cual hay muchas oportunidades para hacerlo. La variedad de trabajadores en el espacio significa que los compañeros de trabajo tienen habilidades únicas que pueden proporcionar a otros miembros de la comunidad.

En tercer lugar, el significado también puede derivarse de una fuente más concreta: la misión social inherente al Manifiesto Coworking, un documento en línea firmado por miembros de más de 1.700 espacios de trabajo. Se articula claramente los valores a los que aspira el movimiento de coworking, incluyendo la comunidad, la colaboración, el aprendizaje y la sostenibilidad. Estos valores se refuerzan en la conferencia anual Global Coworking UnConference. Así que, en muchos casos, no es simplemente el hecho de que una persona va a trabajar. También forman parte de un movimiento social.

Y por último, tienen más control del trabajo. Los espacios de coworking son normalmente accesibles 24/7. Las personas pueden decidir si  trabajan  todo el día, cuando tienen un plazo o quieren mostrar el progreso, y pueden tomar una larga pausa en el medio del día para ir al gimnasio. Asimismo, eligen si quieren trabajar en un espacio tranquilo para que puedan centrarse, o en un espacio más colaborativo con mesas compartidas donde se anima a interactuar. Incluso pueden decidir trabajar desde su casa, sin repercusión, si necesitan tratar algún asunto personal o familiar

Mientras que los trabajadores independientes valoran la autonomía, también  se estimó que valoran alguna forma de estructura en su vida profesional. Demasiada autonomía puede paralizar la productividad porque la gente carece de rutinas. Los encuestados informaron que tener una comunidad para trabajar les ayuda a crear estructuras y disciplina que los motiva. Así, paradójicamente, una forma limitada de estructura permite un grado óptimo de control para los trabajadores independientes.

Se forma una comunidad y se sienten parte de ella. Las conexiones con otros son una gran razón por la cual la gente paga para trabajar en un espacio comunitario, en vez de trabajar desde casa gratis o alquilar una oficina. Cada espacio de coworking tiene su propio ambiente, y los gerentes de cada espacio van a grandes longitudes para cultivar una experiencia única que satisfaga las necesidades de sus respectivos miembros.

Es la ventana a una manera fundamentalmente nueva de pensar acerca de nuestra relación con el trabajo, es posible gracias a la última tecnología, pero está arraigada en nuestra naturaleza humana más fundamental e intemporal. Existe debido a nuestra innata necesidad de compartir, ayudar y socializar unos con otros y está jugando un papel crítico en ayudar a dar forma a un mundo en el cual cualquier persona puede perseguir el trabajo que  sueñe, bajo sus propios  términos, y encontrar otros con quién compartir su búsqueda.
Autor: Meyckle Pacheco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *